• +34 952 214 047
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Post Formats

  • Rafael Guzman Abogados

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Herencias: respuestas a las diez dudas más frecuentes


Al hacer testamento o recibir una herencia surgen bastantes dudas, como si es posible renunciar a una que tenga deudas o se puede beneficiar a un hijo sobre los demás

 

Cuando una persona piensa en hacer testamento le surgen bastantes dudas. Algunas giran en torno a la posibilidad de beneficiar a uno de los descendientes e incluso de quitar a otro de la sucesión. También hay quien se pregunta si es necesario dejar por escrito las últimas voluntades o basta con contárselas a los familiares.

1. ¿Cuánto cuesta hacer testamento?

Por menos de 50 euros, una persona puede otorgar testamento ante notario. Solo tiene que personarse en la oficina o pedir al notario que se desplace a la vivienda y expresarle su voluntad, que él plasmará por escrito.

Las tarifas oscilan entre los 40 euros que cuesta hacer un testamento sencillo, hasta los 80 que se aplican si es más complicado y hay que repartir muchas propiedades, dinero, acciones, participaciones, etc.

2. ¿Puedo cambiar el testamento si me arrepiento?

Se puede modificar en cualquier momento y tantas veces como desee el testador, pues lo que se tiene en cuenta tras la defunción es el último testamento que haya dejado el fallecido.

3. ¿Es posible hacer testamento sin pasar por el notario?

Sí. Las personas mayores de 18 años que no estén incapacitadas pueden redactar a mano su propio testamento. Es lo que se denomina testamento ológrafo. Debe estar fechado, firmado y escrito de manera íntegra de puño y letra del testador.

El Certificado de Actos de Última Voluntad revela si hay testamento ante notario y dónde está depositado
Este puede guardarlo o dárselo a alguien, que tendrá la obligación legal de entregar el documento para que se conozca la última voluntad del fallecido. Pese a que tiene la misma validez que el que se hace ante notario, puede sufrir más impugnaciones por parte de los herederos.

4. ¿Cómo sé si el difunto ha hecho testamento?

Muchas veces ni los familiares más cercanos saben si el fallecido había plasmado por escrito ante notario sus últimas voluntades. Para saber si existen testamentos (puede haber uno o varios), hay que pedir el Certificado de Actos de Última Voluntad en las oficinas de atención al ciudadano, en las gerencias territoriales del Ministerio de Justicia, por Internet o por correo.

Es necesario que pasen 15 días desde el fallecimiento. Este documento (imprescindible para realizar cualquier acto sucesorio posterior) indica si hay testamento y en qué notaría está depositado, pero no su contenido, de manera que los interesados deben ir al notario para conocer quiénes son los herederos y qué le corresponde a cada uno.

5. ¿Quién hereda si no hay testamento?

En los supuestos en que no haya testamento, la Ley establece quiénes son los herederos del difunto.

El primer lugar lo ocupan los descendientes. Cuando hay hijos, estos serán los herederos a partes iguales, así como los nietos o bisnietos. No importa si estos hijos son biológicos o adoptados, ni si se han tenido dentro o fuera del matrimonio.

Si no hay descendientes, recibirán la herencia los ascendientes, es decir, los padres. Cuando uno de ellos no vive, el otro obtendrá todos los bienes. Si ambos han fallecido, pasarán a los abuelos y en ausencia de estos, a los bisabuelos.

Después está el cónyuge, que sin testamento solo hereda si no hay descendientes o ascendientes.

En cuarto lugar se encuentran los hermanos, que se repartirán los bienes a partes iguales. Si alguno de ellos hubiese fallecido, sus hijos -sobrinos del difunto- recibirán la parte que les corresponda.

Por último, dentro de la línea familiar están los primos.

Si no los hay, será el Estado quien se quede con los bienes.

6. Si quiero beneficiar a alguno de mis hijos, ¿tengo derecho a hacerlo?

Sí. La herencia se divide en tres partes: la legítima (la parte de los bienes de la que el testador no puede disponer porque la Ley la reserva a los herederos forzosos), el tercio de mejora y el de libre disposición. El tercio de mejora se puede utilizar para dejar a un hijo, a un nieto o un bisnieto (solo a los descendientes) una tercera parte de la herencia. Como el de libre disposición se puede usar sin restricciones, también se puede beneficiar al mismo hijo con esta parte.

7. ¿Y desheredarlo?

Desheredar a un hijo es posible, pero tan complicado, que sucede en escasas ocasiones. No sirve que el heredero se haya portado mal con sus padres, que se haya casado con una persona que no les gusta o que los progenitores quieran beneficiar solo a uno de sus descendientes.

Si se acepta la herencia de forma pura y simple y hay deudas, el receptor tendrá que saldarlas con su patrimonio
Se deben dar otras circunstancias como que el hijo haya calumniado al testador con un delito que conlleve prisión, haya atentado contra la vida del testador, contra la de su cónyuge o sus ascendientes, haberle maltratado o injuriado de forma grave de palabra o haberle negado alimentos.

No obstante, si el descendiente desheredado tiene hijos, recibirán la parte de la herencia que no le corresponde.

8. ¿Qué es el usufructo?

Muchas veces se escucha que el viudo o la viuda conserva el usufructo de una vivienda, de una finca o de cualquier otro bien. Esto quiere decir que puede disfrutar del bien sin ser su propietario.

Aunque no puede venderlo o constituir sobre él una hipoteca, sí que puede quedarse con los rendimientos que produzca, como un alquiler, la venta de productos de una explotación ganadera, etc.

9. ¿Puedo heredar los bienes y no las deudas?

En efecto. Hay dos formas de aceptar una herencia: de forma pura y simple y a beneficio de inventario. Esta última opción permite que se paguen las deudas del difunto y que los herederos reciban lo demás. Por el contrario, cuando se acepta de forma simple, si hay deudas tendrá que saldarlas el heredero con su propio patrimonio.

10. ¿Tengo derecho a rechazar una herencia?

Sí. Todas las personas que tienen libre disposición de sus bienes pueden renunciar a una herencia. Es necesario hacerlo de forma explícita en escritura pública o ante el juez competente. Pero se hará de manera plena, es decir, no se puede rechazar una parte y quedarse con otra y tampoco es posible retractarse después.

No obstante, si quien rechaza la herencia tiene acreedores, estos pueden pedir al juez que les autorice para aceptarla en nombre del heredero.


El trato humano en circunstancias tan difíciles les hace aún más recomendables.

Daniel

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

El divorcio lo podemos conceptuar como la ruptura y disolución matrimonial y usted puede llevarlo a cabo de dos formas. La consensual, suscribiendo el correspondiente convenio regulador que le prepara su Letrado/a, y que una vez firmado por los cónyuges se presenta en el Juzgado para que el matrimonio lo ratifique a presencia judicial, y el Juez lo apruebe.

El divorcio lo podemos conceptuar como la ruptura y disolución matrimonial y usted puede llevarlo a cabo de dos formas. La consensual, suscribiendo el correspondiente convenio regulador que le prepara su Letrado/a, y que una vez firmado por los cónyuges se presenta en el Juzgado para que el matrimonio lo ratifique a presencia judicial, y el Juez lo apruebe.

En caso de desacuerdo deberá interponer la oportuna demanda judicial con firma de Abogado y Procurador, donde además de la solicitud de divorcio se incluyen las medidas en relación a los hijos, guardia y custodia, pensión de alimentos, pensión compensatoria, régimen de visitas, uso de la vivienda familiar, liquidación del régimen económico familiar, etc.

El derecho de Familia y Matrimonial podemos conceptualizarlo como aquel que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros que integran la familia, entre sí y respecto de terceros. Tales relaciones se originan a partir del matrimonio y del parentesco.

Dentro del derecho Matrimonial y de Familia se contemplan las siguientes materias: patria potestad, guardia y custodia, pensiones de alimentos y compensatorias, régimen de visitas, menores, liquidación del régimen económico matrimonial, adopción, curatela, incapacidades, tutor, filiación y demandas de paternidad, divorcios y separaciones, adopción de medias en parejas de hecho,etc.

Si necesita ayuda o asesoramiento le recomendamos que contacte con nuestros abogados especializados en Derecho de Familia y Matrimonial, llamando al 952 41 04 27 o que complete el siguiente formulario.


El trato humano ante esta situación angustiosa fue algo que me llegó. Daniel

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

En los tiempos que corren el despido laboral es un tema de actualidad. Pero no todos los despidos son iguales: hay que distinguir cuándo se realizan de forma procedente y cuándo de manera improcedente. Cada uno de estos implican una serie de condiciones. Debes informarte para saber que derechos y deberes tienes en cada caso. En Rafael Guzmán Abogados te explicamos cuál es la diferencia entre despido procedente e improcedente.


Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

La pensión de alimentos puede definirse como el deber impuesto a una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otra, suponiendo la conjunción de dos partes:

La pensión de alimentos puede definirse como el deber impuesto a una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otra, suponiendo la conjunción de dos partes:

una acreedora alimentista, que tiene el derecho a exigir y recibir los alimentos, y otra deudora-alimentante, que tiene el deber legal y moral de prestarlos. Esto es, la obligación de dar alimentos, contemplada en los arts. 142 y siguientes CC, que es una expresión de la solidaridad familiar, y se conceptúa como el deber de procurar a quien lo necesite la satisfacción de sus necesidades.

Tratándose de separación y divorcio, la obligación de alimentos consiste en el deber impuesto a uno de los cónyuges en crisis frente al otro cónyuge o frente a los hijos.

Ostenta una serie de peculiaridades que la distinguen de la pensión de alimentos entre parientes.

Concepto y naturaleza jurídica regulada en los arts. 142 y ss CC. Así, se suele señalar que el contenido material del artículo.93 CC no parece quedar circunscrito al alimenticio en sentido estricto y exclusivamente, sino en el contexto más amplio de las cargas familiares.

Nacimiento de la obligación de dar alimentos:

En cuanto al nacimiento de la obligación, si bien el artículo.148 CC establece que la obligación de dar alimentos es exigible desde que se necesiten, éstos no se abonarán sino desde la fecha en que se interponga la correspondiente demanda (Sentencias de AP Madrid de 8 de febrero de 2002.

Cuando debe fijarse la pensión de alimentos

La forma más habitual y aconsejable de establecer una pensión alimenticia a favor de los hijos, con cargo al progenitor no custodio, es mediante la fijación de una cantidad determinada.

Aunque pueden establecerse otras fórmulas, como la asunción de determinados gastos (por ejemplo, gastos escolares), hay que tener las máximas cautelas a la hora de elegir un procedimiento concreto, para evitar que su posible incumplimiento no sea todavía más gravoso, hasta el punto de obligar al progenitor custodio a su abono, con independencia de que pueda repercutir en el obligado a su pago.

Como quiera que se trata de uno de los capítulos que origina más contiendas judiciales, por el incumplimiento o retraso en el pago, debe detallarse con la mayor precisión posible todos los datos inherentes a su cumplimiento, tales como la periodicidad, el lugar, la forma de pago, el número de pagos anuales, etc.

Gastos de educación de los hijos

Estos gastos están comprendidos en esta pensión de alimentos. Los gastos de educación comprenden no sólo la educación obligatoria de los hijos menores sino que también se incluyen los estudios de formación de los hijos mayores universitarios o no, siempre que se acredite que se están aprovechando con rendimiento.

Gastos extraordinarios

Los denominados gastos extraordinarios, no entran, en principio, como manifiesta el Auto de AP Granada de 30 de enero de 2001, AAP Granada de 30 enero 2001 en el concepto de alimentos, pues estos cubren las necesidades previsibles, periódicas y de carácter ordinario, sean o no consentidas, en el caso de alimentos de los hijos, por ambos progenitores.

Gastos durante las vacaciones

El hecho de tener a su hijo consigo el mes de vacaciones, no puede eximir al progenitor no custodio del abono de la pensión en ese mes. Es un equívoco que no puede producirse en el futuro: la pensión por alimentos representa una cantidad alzada que trata de fijar un prorrateo anual, según la previsión razonable de las necesidades del menor, y de cuyo pago no se exime el progenitor-deudor en ningún caso, siendo totalmente indiferente que un determinado período de tiempo, o mes concreto, tenga al hijo alimentista en su compañía.

Fijación de la cuantía

Tras la separación, ambos progenitores están obligados a satisfacer alimentos a los hijos. No obstante, en la práctica forense, a pesar del artículo.93 CC, los pronunciamientos judiciales sólo concretan monetariamente la contribución que ha de hacer el progenitor que no reside con ellos, valorándose tanto la atención que les presta directamente al tenerlos en su compañía como los materiales que debe cubrir con su caudal.

Las contribuciones de uno y otro progenitor se establecen no sólo en proporción a sus caudales respectivos, sino también en función de las necesidades de los descendientes, como señala la Sentencia de AP Madrid de 5 de febrero de 2003.

Con parcial acogida de los recursos de apelación interesados por ambos progenitores litigantes, la AP revoca la sentencia de primera instancia, que trae causa de demanda de modificación de medidas, en cuanto ninguna razón se aduce en la sentencia de instancia para limitar o restringir el derecho de visitas y comunicaciones entre el hijo común y el progenitor no custodio, cuando ha de procurarse que se disfrute de un régimen amplio para compensar la ausencia del no custodio, pudiendo por ende el progenitor masculino permanecer con el hijo común y tenerlo en su compañía la mitad de vacaciones escolares de verano.

Asimismo, señala la AP que ambos progenitores deben abonar por mitad los gastos extraordinarios del menor.

La determinación de la cuantía es proporcional a quien los da y a las necesidades de quien los recibe, y en la colisión entre las necesidades de los progenitores y las de los hijos debe decantarse a favor de los hijos, los padres deben sufrir el sacrificio de reducir al mínimo sus necesidades para satisfacer las de los hijos menores, circunstancia que no se debe contemplar legalmente con la misma rigurosidad cuando se trata de hijos mayores en donde se debe buscar un mayor equilibrio entre la necesidad del progenitor y la necesidad del hijo.

Impago de pensión alimenticia

El impago de pensiones devengadas es considerado por el artículo.776 LEC como merecedor de la imposición de multas coercitivas, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 711 LEC y sin perjuicio de hacer efectivas sobre su patrimonio las cantidades debidas y no satisfechas.

La pensión de alimentos, una vez vencida y no abonada, es una deuda pecuniaria que como tal devenga intereses por el retraso. Respecto al devengo de tales intereses, se discute como deben actualizarse y exigirse la mayor parte de los Juzgados sólo aplica intereses desde la fecha de su reclamación en vía ejecutiva.

Diferencia entre pensión compensatoria y alimenticia

La ejecución de sentencias en los pleitos matrimoniales o asimilados (en el caso de La pensión compensatoria y la prestación de alimentos son pensiones diferentes, cada una de ellas con una finalidad propia y con presupuestos de aplicación diferentes. Así, la pensión compensatoria no tiene carácter alimenticio pues:

La pensión alimenticia se entiende como la derivada del artículo.142 CC y ss .
La pensión compensatoria es la derivada del artículo.97 CC y exige como presupuesto para su concesión la existencia de un desequilibrio y otros factores, pues con ella no se trata de conseguir una igualdad aritmética de patrimonios sino evitar que, como consecuencia de la ruptura, uno de los cónyuges no quede en una situación manifiestamente injusta frente a las circunstancias anteriores.
La pensión compensatoria no es de naturaleza alimenticia, sino de carácter compensatorio o reparador, operando como un factor corrector del desequilibrio económico generado entre los cónyuges como consecuencia inmediata de la separación acordada, compensando o reparando el descenso que tal separación ocasiona en el nivel de vida de uno de los esposos en relación al que conserve el otro y en función del que aquél venía disfrutando anteriormente en el matrimonio; debiendo cuantificarse atendiendo a las circunstancias o parámetros expresados en el citado Artículo 97 del Código Civil.

La pensión compensatoria no puede acordarse de oficio por el juez, pues estamos ante una norma de derecho dispositivo que no afecta a las cargas del matrimonio por no afectar a los hijos. Por esto, no puede confundirse con la prestación de alimentos que tiene carácter necesario y puede ser decretada por el Juez de oficio, cuando se den las circunstancias exigidas por la Ley.


© 2024 Rafael Guzmán Abogados. Todos los Derechos reservados. Creado por Celia